Los deberes del Estado

marzo 24, 2009 a las 10:23 pm | Publicado en General | Deja un comentario

Artículo original publicado en www.socialdemocracia.org

Los deberes del Estado

Quienes me conocen bien saben que mi pensamiento político está enfocado hacia una nueva clase de anarquismo que usará, si estoy en lo cierto, las nuevas tecnologías para generar una riqueza sin límite para todos los ciudadanos. Mis ideas varían desde la socialdemocracia al anarquismo en según que temas.
Vaya por delante esta aclaración, a modo de disculpa por si alguien no se siente identificado con mi pensamiento.

Mi camino por estos mundos de la política que tan desconocidos son para mí me han hecho encontrar gente con ideas que, por un tiempo, puedo compartir en beneficio de todos, y sin embargo, hoy me toca darles un tirón de orejas.

Admiro al actual Gobierno, en su mayoría (principalmente los que menos salen y más trabajan) me parecen ministros y equipos cabales y trabajadores, pero eso no quita que en algunos casos se noten ciertas fallas sistémicas que están arrastrando a los ciudadanos hacia el fondo de la crisis, en lugar de ayudarles a salir.

Comencé esta andadura digital, aquí y en “otros foros” porque pensaba que podía ayudar a evitar la crisis anunciando lo que estaba pasando. Ahora sigo mi andadura porque sigo creyendo que puedo ayudar a que dure menos de lo que va a durar si no hacemos nada.

En repetidas ocasiones he dado mis recetas para salir de la crisis, creación de un sector público de energías renovables altamente subvencionado, inversión en I+D+i “de verdad”, reforma a fondo del sector turístico, productividad del sector público, transformación del ministerio de Defensa en uno de investigación aeroespacial (quizás la más utópica)…

Pero hoy quiero dar ese tirón de orejas del que hablaba al sector público, al Gobierno, a las comunidades y a los ayuntamientos.

En estos tiempos, parecen proliferar como setas las nuevas tasas e impuestos. Las multas se suceden, y el clamor general las achaca a que la policía, la guardia civil, los municipales, tienen orden de recaudar.

Todas las plazas nuevas de funcionario se han reducido (líbrenme de criticar eso, por favor) menos las de los inspectores de Hacienda, y la Seguridad Social afila el afán recaudatorio. La zona azul crece, y se establecen cuotas de multa en los presupuestos de algunos ayuntamientos.

Todas las administraciones se han lanzado con hambre devoradora en pos de ese afán recaudatorio que les permitirá mantener el gasto al que estaban acostumbrados.

Lo malo, señores, y va por todos los partidos que gobiernan en algún sitio, es que ese camino está dejando a ciudadanos y empresas en una situación cada vez más delicada.

Se habla mucho de la política anticíclica del gasto, pero ¿no sería lógico también una política anticíclica en la recaudación y los ingresos? Y no, no me refiero a bajar IRPF´s o IVA´s.

Me refiero a cosas como seguir permitiendo que se aplacen pagos de IVA y Seguridad social, pero también a que no se fuerce la mano con sanciones que si en época de bonanza no se imponían (como por tirar basura por el día, y conste que estoy totalmente en contra de hábitos incívicos), ahora que los ciudadanos y empresas sufren tiene mucho menos sentido.

No se trata de no perseguir conductas delictivas, o fraude, sino de mantener el afán recaudatorio y sancionador bajo control.

Los ciudadanos ya están sufriendo bastante para que les multen por cosas que hasta ahora eran impensables, o que les graven dos veces el mismo concepto, o que la Justicia haga oídos sordos a reclamaciones, o que Tráfico siga siendo ilocalizable para realizar quejas por teléfono, o que cualquier queja se tope con un muro de teléfono, derivaciones y extensiones no atendidas.

El Sector Público debe estar ahora presente como una fuerza positiva, que ayude a los ciudadanos a sobrellevar las desgracias que la crisis les lance, no debe agravarlas para que se puedan mantener consejeros, comisiones y asesores.

Y si el Estado debe endeudarse para mantener el gasto lógico y el Estado del bienestar, que se endeude, pero sacárselo a los ciudadanos y empresas de los ya raídos bolsillos es condenarlos a la muerte económica, o al cierre.

Y si no somos capaces de hacerlo, de convertir el estado en lago positivo, entonces quizás lo mejor sea reducir su peso, agilizando las gestiones, aumentando la productividad, aunque para ello haya que cambiar la ley y echar a aquellos funcionarios que se opongan a la salida de la crisis.

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: