El fin de la crisis

abril 15, 2009 a las 8:41 pm | Publicado en Participación ciudadana, Prosumismo, Trabajo | Deja un comentario
Etiquetas: , ,

Muchos economistas, entre los que me incluyo, hemos comparado los efectos de esta crisis con los de la del año 1929. Probablemente los fallos de mercado, las burbujas y la especulación y falta de valores entre los que se decían la élite mundial la hayan convertido en una digna competidora de aquella crisis de tan terrible recuerdo para todos los que nos hablan de ella a través de los libros y la Historia.
 
Probablemente tengamos razón, pero ¿qué está pasando que ya hay signos de recuperación en países como Estados Unidos, China, Italia, Francia? ambos hechos parecen contradecirse, y desde luego, los efectos de la crisis, si bien afectan a millones de familias, no han supuesto un shock tan catastrófico en esos países como supuso la Crisis del 29.
 
¿Por qué?
 
Evidentemente, las lecciones de dicha crisis han servido para crear un estado del Bienestar que ha parado para muchas familias lo peor de la crisis. El subsidio del desempleo, las ayudas sociales, la sanidad pública, la educación, y tantos otros mecanismos con los que Europa, y el resto de países en menor medida, se han dotado, han contribuido a recortar los peores efectos de la crisis, más no todos.
 
Sin embargo, ésta no puede ser la causa de la aparente salida de estos países de la recesión. Estados Unidos dista mucho de tener un estado del bienestar equiparable al europeo, y sin embargo, también arroja signos positivos según algunos datos y las palabras de sus políticos.
 
Por otro lado, los efectos del paraguas social público no deberían bastar para remontar la crisis, y el esfuerzo público en gasto e inversión ha sido mucho menor en Italia que en Estados Unidos, por lo que tampoco podemos asignarle un papel protagonista en esta posible recuperación.
 
Noten los lectores que sigo diciendo, posible, porque puede que esos signos positivos no sean sino un reflejo, un pico que se dice, preludio de una caída mayor. Ambas posibilidades existen, y es bueno saber que es así, para poder trabajar en asentar el suelo que podemos haber tocado.

Suponiendo que sea un hecho el final prematuro de la recesión, y que el tamaño de la crisis fuese tan grande, ¿qué factor puede haber sido determinante para convertir una crisis como no se había visto en muchas décadas en algo que ha durado un par de años a pesar de los efectos terribles que ha tenido para muchas familias y trabajadores?

¿Qué es ese factor?

Probablemente, El Conocimiento.

Esta nueva fuente de riqueza, elemento ya imprescindible para las nuevas economías del mal llamado Primer Mundo, es la nueva panacea de la productividad y la riqueza.

Donde antes el oro, el petróleo, la mano de obra fabril, las tierras o los animales, la riqueza de las minas o de las aguas para la pesca, suponían los principales inputs (ingredientes económicos de la producción), surge ahora este elemento, que siempre ha estado presente, pero que en la nueva economía ha tomado una importancia capital.

El conocimiento se diferencia de los otros inputs anteriores en varias características fundamentales, como explica Alvin Toffler en su libro La Revolución de la Riqueza. A saber, es ubicuo, es decir, puede estar en varios sitios a la vez, no rival, osea, que puede usarse por varias personas a la vez, e inagotable por cuanto no se gasta con el uso.

El conocimiento, embebido en las nuevas tecnologías de la información, la comunicación y el análisis científico-técnico, puede haber creado un nuevo sistema de riqueza como nunca se ha visto en el mundo.

Un sistema de riqueza que es en parte el prosumismo de Alvin Toffler, en parte una nueva capacidad de las empresas, ciudadanos y creadores para ofrecer al mundo sus obras y sus productos, y en parte algo que todavía no somos capaces de discernir.

Ese algo tomar formas esquivas, sin nombre, pero supone una mezcla de todo lo anterior, para dotar a las personas de un poder como nunca han tenido.

Antes, cuando una persona se quedaba en paro, no podía sino patearse las obras, fábricas u oficinas para buscar trabajo.

Ahora, antes siquiera de pisar la oficina del INEM puede estar embarcado en dos, tres o más proyectos que quizás tengan recompensa monetaria o quizás no, pero desde luego, crearán riqueza para los ciudadanos.

Y eso sin contar con las redes sociales, los blogs, las listas de correo y los foros, que ofrecen una cantidad de posibilidades para hacer aportaciones de todo tipo. aportaciones que benefician a todo el mundo, o quizás solo a un pequeño ámbito de él, pero que tienen un impacto, sumadas, muy elevado en la nueva riqueza creada.

Antes, una persona parada era un gasto para la sociedad, un número negativo más. ahora es una fuerza creativa con tiempo y conocimientos. Y con ganas de emplearlo.

Señores, no es lo mismo estar parado, jubilado o ser amo/a de casa ahora, que hace sesenta años, o veinte.

Tampoco es lo mismo el tiempo libre de antes, con las únicas opciones de ocio que eran la radio, la televisión, algunos deportes y bares, que ahora, donde se nos abre todo un abanico de opciones de ocio, muchas de ellas muy baratas.

Y además, ese ocio muchas veces crea riqueza para el resto de la sociedad (volvemos al prosumismo).

En resumen.

El conocimiento nos ha otorgado el poder a los ciudadanos para poder soportar los peores efectos de la crisis, sino que, además, nos ha convertido en elementos productivos. Somos nuestra propia marca, nuestra propia empresa. pero una empresa abierta a los demás, colaborativa, solidaria y repleta de proyectos que en otros tiempos no podríamos ni haber soñado.

Ahora tenemos la oportunidad de hacerlos, nunca antes habíamos estado tan cerca de lograr hacer nuestros sueños realidad, sólo tenemos que aprender cómo, y embarcarnos en la mayor aventura de todas. Una aventura que nos reportará beneficios infinitos a nosotros, y a nuestros semejantes.

La del conocimiento y el trabajo que hará realidad nuestros sueños.

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: